ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Notificación del Staff: Por diversos motivos el foro se encuentra actualmente inactivo. Gracias.

Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Sabías qué...
¿Sin ideas?
Personaje del mes
Últimos temas
» Compras excesivas. [Mike]
por Daida M. Thompson Sáb Sep 21, 2013 11:18 pm

» Atardeceres púrpuras [Ada Dashwood]
por Ada Dashwood Jue Sep 19, 2013 9:40 am

» Otro día más [Libre]
por Vika IX Miér Sep 18, 2013 5:55 am

» Una actuación en las vegas [Samantha Rober]
por Samantha Rober Miér Sep 18, 2013 5:33 am

» El gato extraviado [Libre]
por Eda Nami Lun Sep 16, 2013 8:11 pm

» La compañía [privado // suite del Luxor]
por Hisham R. Manzur Lun Sep 16, 2013 2:49 am

» ¿Qué prefieres?
por Adrien Hollow Lun Sep 16, 2013 12:17 am

» Mike Fox en portada [Adrien]
por Adrien Hollow Lun Sep 16, 2013 12:16 am

» Votaciones a personaje del mes
por Destino Dom Sep 15, 2013 10:18 am

» ¿Qué estás escuchando?
por Eva Black Dom Sep 15, 2013 10:11 am

Mejores posteadores
Destino
 
Mike Fox
 
Adrien Hollow
 
Samantha Rober
 
Fon Lattener
 
Eva Black
 
Enrico Moretti
 
Daida M. Thompson
 
Dante Drachenbläut
 
Irgey Lierbischt
 
Foros amigos
Afiliciaciones Élite
Guardianes Game of Thrones Zelda rol The New York City Forbidden City Protego Maxima Photobucket the game is on Crear foro
7 Pecados
Social
Derechos de autor
Copyright
La ciudad de Las Vegas y la mitología sobre Ángeles y Demonios no pertenecen de ningún modo al Staff de 7 Pecados únicamente.

Aún así, todos los textos concretos sobre la ambientación y las explicaciones sobre sistemas y tiradas son obras propias protegidas bajo licencia Creative Commons.

Del mismo modo las fichas y las contestaciones de nuestros personajes pertenecen por entero a sus respectivos usuarios siendo respetados sus derechos de autor.

Las creaciones gráficas y audiovisuales han sido compuestas por nuestros administradores específicamente para este foro, denegando su uso en otras plataformas web no vinculadas.
Anuncio Neohilim

Comparte | .
 

 Fon’s Journey Diary 1 [Siete Pecados]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Fon Lattener
Demonio
avatarDemonio


Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 08/07/2013

MensajeTema: Fon’s Journey Diary 1 [Siete Pecados]   Jue Jul 18, 2013 1:13 pm

DIARIO DE VIAJE

CUADERNO 1



Manhattan, Nueva York
1 Mayo, 2013



Mi nombre es Lei Fon Lattener, estadounidense y neoyorkino de nacimiento. Hace un año y medio que pertenezco al cuerpo de detectives de homicidios del Departamento de Policía de Nueva York, más concretamente al del distrito de Midtown South en Manhattan, a cargo de los barrios de Hell’s Kitchen y Midtown West.

Hoy cumplo 21 años pero creo que podría considerar que, de forma aparentemente inexplicable… he vuelto a nacer.

Con motivo de indagar más sobre este peculiar e interesante suceso fuera de lo habitual, doy por iniciado este diario de viaje, el cual espero ir completando progresivamente con teorías concluyentes y experiencias igual de fascinantes como el propio descubrimiento de las mismas.

Mi investigación pues comienza a partir de los acontecimientos sucedidos hace exactamente ahora 6 horas, 48 minutos y 19 segundos.

Ni la lluvia torrencial apaga las llamas de Hell’s Kitchen. Pisar la calle 41th a lo largo de la 9th Avenida sigue siendo cuanto menos un suicidio si llevas una placa policial y una reglamentaria bajo el brazo. Por eso yo siempre llevo dos.

Lo que menos te importa cuando los pandilleros tocapelotas de turno se andan metiendo tiros con la otra banda de subnormales, que solo se diferencian de ellos en el color de la ropa, es si los zapatos del trabajo acaban como el Titanic al romper más aún los charcos del camino a la carrera.

El fuego cruzado en medio de la noche no es nada comparado a que te vean, te identifiquen y se vayan tras de ti las dos bandas.

Por suerte, si algo aprendí bien en la escuela, en la academia militar y en el ejército fue a escapar. ¿Cobarde por mi parte? En absoluto.

Inteligente.

Las goteras del túnel del metro hacen que el palpitar incesante de mi corazón en las sienes se funda con el borboteo constante, resonando en el eco del interior de la galería. Empapado de pies a cabeza, intento recuperar el aliento que se me escapa como si me lo estuvieran sacando a base de embestidas. Los ojos parece que se me vayan a salir de las cuencas, clavados en el final del oscuro túnel por donde confluye el metro en sus horarios de actividad.

Y cuando mis músculos creen que ya tienen licencia para destensarse, apenas un paso hueco me hace apuntarle a la frente al ente inconsciente que se atreve a acercarse a mi espalda.

Dwayne es gilipollas, siempre lo ha sido.

Dwayne Ramírez, 27 años, puertorriqueño e ilegal en todos los sentidos aplicables a esa palabra. Trafica con todo lo imaginable, información incluida. Uno de mis mejores contactos y el cabrón más grande que jamás he podido conocer. Los matones de mi escuela eran santos comparados con él.

Me hace la entrega que me ha traído a semejante lugar todo sonriente, como siempre, y cuando estoy a punto de irme, me detiene. Por un momento me desconcierta que sepa que es mi cumpleaños, acaban de dar las doce.

Pero cuando Dwayne se lleva la mano a la bragueta, se apoya en la pared y te dice que tiene un regalo para ti… uno no puede irse así sin más. Yo no al menos.

No es la primera vez. Ni la segunda. Ni la tercera, ni la cuarta ni la quinta. Arrodillarse frente a Dwayne no es una humillación, dejarse empotrar contra la pared por esas caderas de piel fuerte y morena tampoco lo es. Es un regalo, un premio, un gusto para su cachorro consentido, para su chinito, su niño bonito.

Tiene unos labios que queman mis hombros, mi cuello, mi nuca y hasta mi cuero cabelludo. Sus manos barren la humedad de la lluvia que alcanza mi piel a través de la ropa, masajeando con sus dedos y con los susurros que manan de su boca. Dulce y lasciva.

Solo es una distracción, una ciega ilusión óptica.

Casi ni oigo el seguro. Mi mente embotada de deseo y sensaciones nublando mi razón solo puede pensar en porqué su polla decelera cuando ya había tomado el ritmo animal compartido.

El tiro estalla en mi cabeza, reverbera en el vacío de la vía. Solo alcanzo a ver el salpicón de sangre en la pared cuando mis rodillas son atraídas hacia el suelo antes de que todo se vuelva negro. Huelo mi sangre, nuestro sudor, la lluvia.

Siento como la bala me atraviesa el pecho y hasta el alma.

Oscuridad.

Únicamente había frío y oscuridad en el tiempo en que puedo asegurar que estuve clínicamente muerto.

No caminaba, pero sabía que avanzaba porque la oscuridad empezó a tomar forma. La inquietante ingravidez se mostró frente a mis ojos sin visión cada vez más nítida con la imagen del túnel del metro.

Al fondo, muy lejos, había luz. Dos luces, acercándose.

No tenía miedo, aun pensando que podía tratarse del metro yendo hacia mi posición pero algo dentro de mí me aseguró que no lo era.

Las luces del metro eran doradas como aquellas… pero estaban en la parte inferior del vehículo. Éstas, estaban en la parte superior y eran pequeñas a pesar de que se acercaban.

Cada vez hacía más frío pero yo solo podía sentir curiosidad por aquello que empecé a notar era una silueta reluciente. Luz dorada, llameante, dibujándola. Era un hombre.

Aquellas luces eran ojos.

Como fuegos fatuos en llamas, doradas y cálidas. La oscuridad no me permitía ver más. Frío, frío, cada vez más frío.

Entonces, escuché su voz y confirmé que era un varón.




“¿Quieres vivir, Fon? ¿Quieres ser libre por siempre?”



Esas fueron las únicas palabras que me dirigió.

No tuve nada que pensar, solo necesitaba una boca para responder y al no sentírmela, solo lo pensé, lo sentí. Lo determiné.



“Sí, quiero vivir. Quiero ser libre eternamente”



Al instante, y a pesar de no haber oído mi propia voz, el frío se hizo tan intenso de golpe que pude asociarlo casi a un efecto de congelación.

Y vi sus alas surgiendo de su espalda, envolviéndome.

Eran llamas negras que ardían doradas en sus puntas, dejando una especie de estela de fuego anaranjado crepitante al moverse en torno a mi cuerpo inexistente. Algo llameaba en los mismos tonos a su espalda, agitándose como una sinuosa cola.

Pero no tuve tiempo de apreciar su rostro o rasgo alguno más de él, fue todo en apenas un suspiro.

Su cuerpo de repente se pegó al mío al atraparme con sus alas. Estaba helado pero me quemaba, igual que sus labios.

Fríos, pero al notarlos en los míos, sentí que ardían.

Y una oleada caliente en extremo invadió cada poro de mi ser, por dentro, por fuera, quemó mi incorporeidad y me sacudió el interior violentamente.

Fue el orgasmo más bestial que jamás he tenido.

Un ahogado y ansioso suspiro manó de mis labios al notar la separación de los suyos y abrí los ojos de golpe, respirando acelerado como si hubiera estado aguantando la respiración por horas.

Mientras recuperaba el oxígeno de mis pulmones, vi el ardiente humo gélido escapar de mi boca y perderse en el aire.

Estaba de rodillas en el suelo, con los pantalones y la ropa interior bajados, húmedos como mi camisa y mi chaqueta abiertas. De cara a la pared donde me habían estado follando antes.

Vi la bala incrustada en el muro agrietado, la sangre salpicada en torno a ella.

De inmediato, me examiné el torso y no hallé nada, ni una sola herida. Intenté palparme la espalda y obtuve el mismo resultado. Lo único que encontré fueron restos de sangre en mi ropa que me habían salpicado por el disparo, incluso parte en mi frente al dar ésta con la pared cuando mis piernas fallaron. La sangre aún no estaba seca, no había transcurrido más de un minuto.

Aún escuchaba los pasos de Dwayne por la galería, camino de la salida del metro.

Lentamente, me levanté y me recoloqué los pantalones y la gabardina con intención de no alertarle. Le seguí, silencioso y a una distancia prudencial mientras contenía dentro de mí todo el rencor que sentía en aquel momento por su traición.

No quise explicaciones de ninguna clase, ya sabía que jugaba con fuego con él y me confié demasiado en que no me quemaría. Mal por mi parte, ya no volvería a pasarme más.

Cuando la lluvia volvió a caer sobre nosotros, le dejé escuchar mis pasos ascendiendo por las escaleras para salir de la boca de metro. Frío, sereno e insensible.

Su morena faz empalideció al verme, igual que si fuera un fantasma.

Y como en un duelo sacado de un western, yo fui esta vez más rápido que él cuando le vi intentar desenfundar para dispararme en un acto desesperado por matar su incredulidad.

Directo a la cabeza, igual que un puto zombie.

Ni me molesté en acercarme a su cuerpo, lo observé desde lejos en la cima de las escaleras de la entrada del metro.

Fue entonces cuando alcancé a ver mi aspecto, en uno de los tantos charcos que minaban el suelo, inclinándome sobre él para que mi cuerpo impidiera a las gotas emborronar en demasía mi reflejo.

Mis ojos, de pupilas afiladas en unos iris que parecían arder por dentro, de un claro e intenso azul gélido y crepitante a pesar de la imperturbable serenidad de mi mirada.

Tenía la piel nívea, reluciente como si fuera hielo humeante.

Pero quizás lo más llamativo y sorprendente salía de mi espalda en forma de unas inmensas alas membranosas similares a las de los murciélagos pero formadas enteramente por llamas crepitantes de un brillante negro azulado que ni la lluvia podía extinguir a pesar de estar por completo extendidas. Calculé que tendrían una envergadura de unos 7 metros.

Oh, y por supuesto, lo que supuse una sinuosa cola también de llamas negro azuladas de un metro treinta naciendo de mi sacro y terminada en una punzante forma de punta de flecha.

La sangre de Dwayne extendiéndose por el charco hasta volverlo un macabro espejo carmesí me hizo reaccionar de nuevo, haciendo que me incorporase y mirara a mi alrededor.

No me preocupaba que vieran el cadáver sino a mí.

Caminé por los callejones más desolados bajo la lluvia de vuelta a casa, para evitar llamar la atención con ese aspecto tan inquietante y a la vez, tan magnánimo que había apreciado.

Pero cuando me topé con un solitario vagabundo entre cartones no muy lejos de mi apartamento, la indiferencia con la que me observó al entrar accidentalmente en su campo de visión me hizo comprobar nuevamente mi reflejo, esta vez en el escaparate de un pequeño local.

Volvía a ser el mismo de siempre, con mi piel clara y mis ojos azules de ser humano normal y corriente. Ni atisbo de alas, cola ni llamas oscuras.

¿Qué está pasando?

Por el momento, a pesar del agotamiento físico que tengo después de regresar a la comisaría y dar parte del caso en que trabajo antes de irme a casa, me siento perfectamente y aunque lo necesite, me temo que todo esto me tiene tan inquieto que soy incapaz de dormir.



Mis dudas e hipótesis por confirmar aún:

Desconozco si mi vida solo fue devuelta de forma puntual o si es algo que puede volver a ocurrir de alcanzar otra vez la muerte, no sé a qué límite atenerme pero, por el momento, no me arriesgaré a comprobarlo.

No alcanzo a saber aún el grado de curación que poseo, si es posible o no el recuperar miembros amputados o daños físicos más graves en zonas importantes como la cabeza o el corazón.

Ignoro por completo a qué se refería aquel ser con la obtención de la “libertad eterna” que supuestamente me otorgó junto a volver a la vida.

A pesar de haber pasado horas bajo la lluvia y con la ropa empapada expuesto tanto a cambios físicos como psicológicos, no tengo ni una simple molestia en la garganta, por lo que empiezo a sospechar que mi cuerpo está fortaleciéndose ante la enfermedad.



Las conclusiones hasta ahora que he podido sacar en claro:

He estado clínicamente muerto durante un minuto.

Alguien me ha devuelto a la vida de forma poco habitual, es varón y siento que de algún modo, es “como yo”.

Ese alguien me conoce, sabía mi nombre.

Un orgasmo fue lo que me hizo recuperar el aliento para revivir.

Mis heridas se curan más rápido de lo normal y la cicatrización es total e impecable.

Poseo una segunda forma no visible para los demás, no al menos cuando yo no deseo mostrarla.

Dwayne me vio en aquella forma antes de morir, recuerdo los recorridos visuales de sus ojos y el desconcierto en ellos.

La lluvia y estar empapado me ponen especialmente cachondo.




Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Fon Lattener
Demonio
avatarDemonio


Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 08/07/2013

MensajeTema: Re: Fon’s Journey Diary 1 [Siete Pecados]   Sáb Jul 20, 2013 4:59 am

Manhattan, Nueva York
1 Junio, 2013



Transcurridos exactamente 31 días desde mi inesperado renacimiento, retomo estos escritos con nueva e interesante información sobre mi actual condición. La cual comienzo a vislumbrar cada vez más claramente que no es en absoluto igual a la que poseía antes de morir.

He hallado no solo parte de pruebas concluyentes para confirmar algunas de las suposiciones planteadas hace un mes sino que también, varias nuevas de las que aún ando experimentando y estudiando a día de hoy.

Mi principal hipótesis es que he evolucionado.

Tanto mi constitución física como mental y perceptiva han sido modificadas, a pesar de que a simple vista mi aspecto siga siendo el de un homo sapiens sapiens habitual de mi entorno y acorde a mi edad, genética y condiciones ambientales.


Los cambios que sostienen mi teoría son:

Mutación física temporal, inducida y proyectable.
Procesos biológicos anormales, mejorados.
Intensificación sensitiva temporal y consciente.
Aumento empático puntual de índole desconocida.
Modificación hormonal significativa.


No he vuelto a verme en aquella inquietante forma envuelta de fuegos fatuos pero otros sí que lo han hecho, asegurándome de comprobarlo de la misma manera en que lo hice con Dwayne: siguiendo los recorridos visuales y las reacciones ajenas.

Ignoro aún los procesos químicos y biológicos concretos que la provocan pero creo que son principalmente producto de mis emociones, en especial la ira y el deseo.

Es una visión proyectada, solo una persona o un pequeño grupo en concreto la puede ver y siempre estando bajo mi atención, mi visión directa y mi concentración sobre ellos.

Mis posibles explicaciones deductivas ante el porqué de esto son que mi sistema nervioso debe de desencadenar algún tipo de emisión electromagnética al cerebro ajeno que evoque a los sentidos dicha imagen ilusoria, o bien que lo que provoque sea una estimulación de índole hormonal que me haga producir quizás algún tipo de sustancia en el ambiente que afecte al sistema nervioso ajeno al entrar en contacto con su organismo.

Desconozco si la visión es exactamente la misma que la que yo vi en mi reflejo la primera vez, pero sí puedo asegurar que todos han visualizado las alas al menos.


En cuanto a los procesos biológicos anormales que he detectado, puedo hacer mención de mi regeneración celular, los procesos de cicatrización son totalmente increíbles tanto en heridas como contusiones, quemaduras y lesiones de poca gravedad. Incluso la recuperación muscular es sorprendente, el dolor de los sobreesfuerzos deportivos se han reducido a apenas una hora o menos.

Siento incluso una mejoría general en mi salud, mi capacidad pulmonar se ha incrementado (lo que me hace pensar que ser fumador pasivo ya no es un problema), no he vuelto a resfriarme o a tener fiebre y otros síntomas propios de enfermedades leves.

Esto me hace pensar que no solo mi sistema inmunológico se ha fortalecido sino también que mi organismo en general ha mejorado, pequeñas afecciones como alergias o síntomas que pudieran desembocar en enfermedades futuras han desaparecido.

Mi propio cuerpo las ha sanado, lo cual me lleva a la conclusión de que no puedo enfermar.


Otra capacidad tremendamente sorprendente que he descubierto de forma accidental es el incremento de la intensidad con que puedo percibir estímulos sensitivos, ya sean visuales, auditivos, olfativos, gustativos o táctiles.

Son puntuales, es decir, mis sentidos siguen percibiendo como siempre a excepción del momento en que me concentro en un estímulo concreto. He conseguido hacerlo ya casi de forma instantánea y durante un tiempo que oscila entre un segundo y una hora, pero no soy capaz de intensificar más de un sentido a la vez ni de permanecer concentrado mucho más tiempo sin sentirme mentalmente fatigado o descentrado de lo que ocurre a mi alrededor mientras lo hago.

El porqué de esta capacidad se escapa a mi comprensión y mi conocimiento por el momento. El cuerpo tiene mecanismos naturales para reducir o amplificar la percepción de los sentidos, como la miosis y la midriasis de las pupilas o la reacción neuronal que provoca los actos reflejos ante el dolor y el placer en la piel pero jamás he leído sobre la multiplicación temporal de conos y bastoncillos para alcanzar a detectar mayor número de tonalidades y colores o la reactivación y desactivación de papilas gustativas.

Mi cuerpo debe de haber cambiado más de lo que puedo imaginar aún, en especial, mi sistema nervioso. Pues sería imposible que percibiera algo si no tengo un nervio que lo detecte ni una manera factible de interpretarlo en mi cerebro.


No estoy muy seguro de si esta posible evolución neuronal puede haber sido el origen también de un supuesto aumento en mi empatía ante ciertas situaciones, generalmente asociadas al plano sexual aunque no sea el único en el que lo he sentido.

No me es posible leer mentes ni interpretar de forma habitual tanto gestos como palabras y expresiones de la gente, pero sí puedo percibir de algún modo muy intenso e inexplicable por el momento lo que sienten a veces.

La sensación es difícil de describir, no es algo aplicable de forma literal a alguno de los sentidos. Las pupilas de una persona se dilatan cuando ven algo que les gusta, las mujeres lubrican y los hombres se erectan ante la excitación, el deseo acelera la respiración y asciende la temperatura corporal, hace sudar… Estímulos que pueden verse, tocarse, olerse, oírse, saborearse.

Pero yo creo que siento las emociones.

Ejemplo: si una persona me mira constantemente en la distancia con una sonrisa y los ojos entornados y las pupilas dilatadas, mi visión percibe lo que mi cerebro interpreta como muestras de “deseo” o “interés sexual”.

Sin embargo, yo creo que puedo “sentir el deseo” directamente.

El ejemplo podría ser aplicable también a tener un pavo en el horno y saber que está empezando a hacerse al notar el olor que desprende, el cerebro lo asocia al aroma que tendrá cuando esté listo.

Mi percepción no obstante se saltaría el paso de interpretación y asociación, como si dicha emoción tuviera un “olor” concreto.

Suena totalmente absurdo e imposible a mi parecer pero creo que puedo sentir conceptos hasta ahora considerados abstractos, como la lujuria, el deseo, el interés, la ira y otras tantas emociones que aún soy incapaz de comprender aunque me resulten diferentes y contrarias pero reconocibles si las he conseguido interpretar en algún momento al percibirlas del modo inexplicable por el momento en que lo hago.

He de experimentar e investigar más al respecto, es algo que se escapa por completo a mi comprensión pero que considero realmente fascinante, pues me permitiría comprender mejor a las personas sin caer en malas interpretaciones a causa de diferencias culturales, educativas e intelectuales.


El último punto a tratar y desarrollar de los que he descubierto es lo que considero un peculiar y anormal cambio hormonal significativo en mi cuerpo que no me termino de explicar.

Mi necesidad natural e instintiva de mantener relaciones sexuales se ha incrementado notablemente.

No es algo que por el momento considere un problema, ya que no me impide llevar una vida normal ni nubla mi razón de forma preocupante pero sí que puedo notar que cada 24 horas mi cuerpo empieza a sentir los efectos de la abstinencia sexual. Los cuales se empiezan a intensificar progresivamente hasta llegar a afectarme el humor y el rendimiento general de forma más notable a partir de 72 horas sin haber sentido un orgasmo.

También he sido consciente de que mi atractivo sexual parece haberse acrecentado, siento que se me hace algo más fácil seducir a alguien o que alguien se acerque a intentar seducirme. Últimamente, mi alrededor de por sí parece más sensual y dispuesto cuando yo mismo siento deseos sexuales.

Sin embargo, desecho en gran parte la idea de que mis niveles de testosterona se hayan incrementado. Físicamente no aprecio cambios que debería haber de ser así: mis rasgos faciales o el aspecto de mi cuerpo siguen como siempre, permanezco incluso más lampiño que de costumbre, mi fuerza no ha cambiado ni tampoco mi carácter o mi comportamiento más allá del ascenso en el deseo…

Mi teoría al respecto es que se debe de haber producido algún tipo de mutación hormonal, probablemente en mi testosterona a juzgar por los cambios físicos y en los comportamientos sexuales.

Desconozco hasta ahora cuáles y puede que tarde un poco en descubrirlos, al menos hasta que lleve a cabo algunos análisis. Cosa que me gustaría evitar durante un buen tiempo, nadie sabe aún sobre esto y me niego a ser rata de laboratorio.

Actualmente mi prioridad es seguir investigando por mi cuenta sin que nadie más sepa aún nada y llegado el momento, buscar otros casos similares al mío.



Dudas e hipótesis por confirmar:

Inmortalidad.
Regeneración física total.
Misterio de la “liberación eterna”.
Motivos de cambio sensorial y hormonal.




Capacidades hasta ahora confirmadas:

Doble faz inducida.
Incapacidad de enfermar.
Importante regeneración celular.
Rápida cicatrización y autocuración.
Intensificación puntual de los cinco sentidos.
Aumento del deseo sexual propio y puntualmente del ajeno.
Percepción directa de algunas emociones y conceptos abstractos.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 

Fon’s Journey Diary 1 [Siete Pecados]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

 Temas similares

-
» Los Siete Pecados que no debo cometer: La Esmeralda de Trigon RxS
» Los Siete Ángeles
» Pecados en soledad
» Siete mares conocen mi nombre, tan peligroso como el tesoro que esconden [Xaerath]
» TUJ[The Unforgettable Journey] recluta miembros!

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: SIN ALAS [OFF ROLl] :: Creaciones Personales-